jueves, 22 de julio de 2021

Cada imagen es un mundo

Los capítulos que componen esta obra colectiva exploran diversos objetos culturales (fotografías, series y películas de ficción, documentales, videojuegos, cómics) fruto de la imaginación humana. Como objetos culturales, son «medios expresivos» cuya dimensión sensible, reconocible por cualquiera, ejerce una primera mediación entre autor y espectador (poeta y teórico, diría el griego). Pero esas imágenes sensibles están compuestas de tal modo que alumbran una cierta cosmovisión –imagen racional y deliberativa– conectada con todo un mundo –el nuestro– en cuya interpretación intervenimos todos, y lo hacemos juntos en la medida en que entramos en diálogo con las mismas obras.

Al participar en ese diálogo ensayamos nuestra potencia especulativa (de pensar, teorizar o imaginar diversas interpretaciones posibles, verosímiles o necesarias de aquello que observamos) y nuestra potencia práctica (de imaginar y proyectar diversas posibilidades de acción para obtener un bien y realizar nuestra propia vida). Así, al revisar en diálogo crítico nuestra imagen del mundo, estaremos prevenidos para evitar naufragar en nuestra circunstancia y procurarnos una navegación favorable a nuestro destino.

Además de coordinar el volumen, realizo en él una contribución específica: “Mundo actual y mundos posibles a propósito de una fotografía de Henri Cartier-Bresson”. Este trabajo prolonga el desarrollo de la Teoría Dialógica de la Comunicación mediante la incorporación en su seno de una noción en auge en el mundo académico, la de «mundo posible» (possible world), cuyo interés teórico superó hace tiempo las fronteras de la lógica modal para fecundar los ámbitos de la ciencia, el arte y la técnica, la psicología cognitiva, la teoría de la literatura, los estudios de la ficción, la comunicación social (cine, periodismo y opinión pública) y la narratología, donde ha tenido aplicaciones para objetos culturales como el cine, la serialidad televisiva y los videojuegos. Este capítulo, además de un desarrollo teórico original, analiza al detalle Braserie Lipp (París, 1969), una de las piezas maestras de Henri Cartier-Bresson. He contemplado esa fotografía durante años; y no sólo por su valor estético, sino también como fuente de inspiración para desarrollar la filosofía del diálogo.

El conjunto del libro recoge algunos frutos del II Congreso Internacional Imagen y Reconocimiento, organizado en el seno de la IV Semana de la Imagen de la Universidad Francisco de Vitoria (SIMUFV 2020). El objetivo del congreso, a medio plazo, es convertirse en una referencia nacional para el encuentro y el debate entre los diversos agentes vinculados a la comunicación audiovisual: estudiantes universitarios, profesionales, académicos y empresas que desarrollan y comercializan tecnología.

Referencia: Abellán-García A. (Coord.) Cada imagen es un mundo, Sindéresis, Madrid, 2020.

Reseña académica de Victoria Hernández en Doxa Comunicación, nº 32, pp. 484-487.