martes, 23 de julio de 2013

Viajar despacio para madurar deprisa

Island on lake Superior, Canadá, por Henry LW.
¿Viajar es siempre una experiencia enriquecedora? ¿O acaso hay formas y formas de viajar?

El prestigio que hemos adquirido sobre el gobierno de las cosas nos ha llevado a aplicar esas categorías al gobierno de nosotros mismos. Una de las nuevas pobrezas del Occidente contemporáneo es fruto de haber olvidado esta experiencia: que las reglas del juego que rigen la vida personal difieren de las que regulan el mundo de las cosas.

Aviones, autopistas, trenes de alta velocidad. Vías rápidas y medios de transporte. La misma expresión tiene miga: ya no viajamos, sino que nos transportamos. Nuestro cuerpo es una mercancía que conviene llevar de un sitio a otro lo más rápida y cómodamente posible. Alguna vez hemos soñado con una máquina de tele-trasportación. Una máquina que nos lleve de casa al trabajo y de la ciudad a la playa en cuestión de segundos. Es el método idóneo para “ahorrar tiempo”. Porque “tenemos menos tiempo que nunca” y “no podemos permitirnos perder tiempo”. Ahora bien: ¿Qué hacemos con el tiempo ahorrado en transportarnos velozmente de un sitio para otro?

Los medievales definieron al hombre como homo viator. Viajero. Peregrino. Entendían que el hombre es, sobre todo, no ya caminante, sino camino. Pero a los hombres de hoy ya no nos interesa el camino, sino los destinos; de tal forma que llegamos sin haber partido. Cuando el vendedor le dijo al Principito que con sus píldoras para la sed se ahorraría 53 minutos a la semana, el Principito respondió: «Si tuviera 53 minutos para gastar caminaría muy suavemente hacia una fuente…» Nosotros no hemos gastado esos 53 minutos, pero hemos convertido la fuente en píldora, de forma que gastamos esos 53 minutos en ir a otros destinos también convertidos en píldoras contra dolencias que no tendríamos si camináramos suavemente hacia una fuente.

Cuanto más rápido viajamos, menos movemos nuestro cuerpo. ¿Moveremos, también menos, nuestra alma? Si la inteligencia y el corazón viajan deprisa, se tornan superficiales. Si llegan antes de anhelar lo suficiente, no se ensanchan. Si se van de un lugar sin haberse esponjado, se secan. Al viajar despacio, un universo entero se gesta en nuestra alma. Crecemos en paciencia, deseo, anhelo, paisaje, compañía. Nos movemos con el sol y con la tierra, escuchamos al mundo y le sacamos los colores. Cuando viajamos despacio, los sentidos se agudizan, la inteligencia despierta, el corazón vibra y descubrimos que el mundo entero viaja con nosotros. Quien viaja deprisa acumula kilómetros y lugares; quien viaja despacio, crea los caminos y destinos en los que habita su propio mundo.

¿Eres de los que viajas o de los que trasladan su cuerpo?

[Artículo original en LaSemana.es]

2 comentarios:

  1. ¡Somos presa fácil para los hombres grises!

    Estupenda aportación, es necesario educar en la mirada y, por qué no, en la escucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la escucha va el siguiente: http://www.dialogicalcreativity.es/2013/07/la-escucha-y-el-silencio-una-conquista.html ;) Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...