domingo, 24 de noviembre de 2013

Irene Vázquez Romero: JOY

Irene Vázquez Romero en su aula de 1º de Bellas Artes y Diseño, en la Universidad Francisco de Vitoria.
(Foto: Álvaro Abellán, 2012).
Nunca diréis morir fue el último artículo de Irene Vázquez Romero en LaSemana.es (29-01-2013), y tendremos que hablar de él, pero no fue su última publicación. Su blog Vida pública, pasen y vean y su presencia en Twitter son dos de las muchas trayectorias vitales que Irene afrontaba con la ilusión y el entusiasmo de una primera aventura. Quería explorar intelectual y vitalmente la idea de un buen amigo suyo: la ejemplaridad pública como clave para una renovación política, social y espiritual. También leyó, escribió y discutió sobre el tema con amigos, colegas y maestros hasta agotarlo. Su presencia virtual descendió porque ya tenía conclusiones provisionales y reordenó sus prioridades, buscando siempre lo esencial. No obstante, su legado digital es suficiente para sorprender a quienes sólo se acercaron a ella a través de las crónicas de sociedad. Fruto de aquellas indagaciones sobre la ejemplaridad presentó una comunicación sobre Chesterton y Lewis recogida en su primera publicación académica: la obra colectiva Chesterton de pie (CEU Ediciones, septiembre, 2013).

Buscando el núcleo de su tesis doctoral, Irene quiso vincular los conceptos de «inteligencia de la realidad» e «inteligencia de la fe» conforme a la experiencia biográfica, académica y espiritual de C. S. Lewis. Le interesaba empezar por la inteligencia de la realidad porque con ella quería abrazar a todos los hombres. Quería culminar con la inteligencia de la fe porque quería llevarnos a todos a participar del misterio de la comunión en Dios. Su hipótesis intelectual -y su apuesta personal- es que el compromiso con nuestra inteligencia de la realidad nos abre al misterio de Dios; y que el descubrimiento de la inteligencia de la fe transfigura nuestra vida entera, llenándola de belleza y alegría.

Irene descubrió (en Lewis y en ella misma) que la experiencia de encuentro con los otros es el campo de juego en el que esto es posible, el lugar en el que desarrollamos e integramos fe y razón gracias, especialmente, a los puentes de la imaginación y la creatividad. Irene entendía la imaginación como memoria del pasado y anticipación del futuro; presencia del misterio de la relación de los hombres con Dios en los relatos. Si la imaginación es "visión", la creatividad es la acción: la actualización siempre nueva de lo valioso, la forma en que la imaginación se torna efectiva y cambia nuestra vida. Así, desde la imaginación y la creatividad, mejor que desde la lógica cartesiana, fe y razón se encuentran y articulan nuestra vida, llenándola de joy.

El fruto de este encuentro entre el hombre y lo divino que se encarna en lo mundano es lo que Lewis llamó joy, una expresión inglesa que está a mitad de camino entre la delicia, la alegría y el entusiasmo. The joy es algo parecido a eso que los místicos llaman gloria, intuición unitiva de la belleza, el bien y la verdad. Quienes convivimos con Irene sabemos que esto no eran teorías, sino una apuesta personal que trató de verificar, paso a paso, cada día de su vida.

Ahora sí podemos comprender mejor su «Nunca diréis “morir”». No pretendo agotar la hondura de su artículo, maquillada por una prosa jovial en la que también escondía su vida. Sí querría facilitar una clave. Allí recogía el miedo de Walt Disney a la muerte y su pretensión de esquivarla pidiendo a los suyos “Nunca digáis morir”. Irene acogía y compartía el miedo de Walt al tiempo que asumía que no afrontar la muerte no es una solución. Algunos han dicho que ese artículo es un canto a la vida. Y es verdad. Pero es un canto a la Otra Vida. O mejor, siendo fieles a su estilo: es un canto a esta vida porque la Otra.

Salvador (su director de tesis) y José (su marido), querían que tuviera listo el borrador de su investigación el 22 de noviembre de 2013, coincidiendo con el 50 aniversario de C.S. Lewis. Ese día los médicos certificaron la muerte de Irene. El borrador de la tesis ha quedado inconcluso; sin embargo, su exploración personal ha llegado a la cumbre. Supo vivir y contagiar lo que intuyó antes de escribirlo. Hoy intercede por nosotros para contagiarnos su JOY, que ya es más celestial que nunca.

Por lo que a mí respecta, sólo puedo dar gracias a Dios por haberme permitido conocer a Irene y acompañarla y crecer en intimidad con ella en esta trayectoria personal tan deliciosa, alegre y entusiasta. Ha sido luz y energía en mis últimos años como profesor; y ahora empieza a serlo de nuevo, aunque de otra forma. El último estado en su What's Up es "Joy". El último texto que comentamos juntos, dos días antes de que empezara su nuevo e inesperado viaje, se llama Gloria.

13 comentarios:

  1. Otro retazo, revelador de la personalidad de Irene, esta vez por un poeta y maestro al que ella admiraba: Enrique García-Máiquez -> http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1652796/irene/vazquez/romero.html.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy un estudiante de la universidad, y un día desde las salas de estudio que están enfrente de tu despacho recuerdo que Irene y Tu estabais hablando, intercambiando y riendo. No se de que hablabais, pero desde mi perspectiva, ibais a cambiar el mundo o decidíais como iba a ser la juventud del futuro. Aquella imagen tenia fuerza, me imaginaba que así se solucionaban los grandes problemas del mundo: guerra, paz y hambre. Y yo desde mi admiración y desconocimiento a Irene escribí este poema a aquella evocadora imagen de amistad que se me regaló.


    Al otro lado eres.


    Al otro lado eres el escenario,
    el apoteósico estadio vibrando,
    la primera bailarina de la
    opera de la rutina.
    De cotidiano a cotidiano
    de ventana a ventana
    de precipicio a precipicio.
    Exhalas una juventud precoz.
    Alguien ya se ha atado a ti,
    en tu mañana, en tu espera
    y tú cena. Quieta,
    allí desglosas el mundo,
    con tu manera de tirar
    cuerdas de humo al cielo.
    Alguien te va a rescatar
    de tu sueño. Alguien va
    a saltar por ti y rescatarte.
    Al otro lado eres el foco de luz,
    y alguien va a rescatarte.


    Con todo mi cariño y respeto. Jaime Burgaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena perspectiva, Jaime. ¡Justo eso hacíamos!, entre otros grandes planes :)
      Y ahora también, de otra forma. Gracias por compartirlo.

      Eliminar
  3. En este fin de semana me he dedicado a leer sobre Irene, su vida, sus logros y he quedado fascinada pero también triste. Triste por lo que debe suponer para la gente que la conocía, la pérdida de una persona tan rica intelectualmente y tan llena de vida.
    Empezando en esto de los blogs consideré oportuno dedicar una entrada para contar una ínfima parte de lo que ella era, y que su pérdida ha llegado a consternar a la gente que ni siquiera tuvo la oportunidad de conocerla.
    Mi más sentido pésame. Marta Ochando

    ResponderEliminar
  4. Alvaro, mi más sentido pésame, estaba al corriente por Jose Angel A., tremendo e impensable desenlace, mucho animo. Estoy muy lejos pero te acompaño como si estuviera ahí en este nuevo "Viaje". Un fuerte abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  5. La Razón:
    http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/4469870/ahora-es-mas-irene-que-nunca#.UpPYHxpWx8E

    LOC (El Mundo):
    http://www.elmundo.es/loc/2013/11/23/528fd1110ab7407b068b4574.html

    ResponderEliminar
  6. Luis María Ansón. ¡Qué bien escribe! Coincido con él en que Irene conjugaba los constrastes que él señala; y esa es una virtud poco frecuente.

    http://www.elmundo.es/opinion/2013/11/25/5293b38e61fd3d203b8b4588.html

    ResponderEliminar
  7. Homenaje de sus alumnos y compañeros en Onda Universitaria:
    http://corresponsalesdepaz.es/onda/?p=330

    ResponderEliminar
  8. Mensaje de Ángel Barahona, jefe de Irene, a sus colegas de la Universidad Francisco de Vitoria:

    2ª Sam 16-25: «15 Y Natán se fue a su casa. Hirió Yahveh al niño que había engendrado a David la mujer de Urías y enfermó gravemente.16 David suplicó a Dios por el niño; hizo David un ayuno riguroso y entrando en casa pasaba la noche acostado en tierra. 17 Los ancianos de su casa se esforzaban por levantarle del suelo, pero él se negó y no quiso comer con ellos. 18 El séptimo día murió el niño; los servidores de David temieron decirle que el niño había muerto, porque se decían: "Cuando el niño aún vivía le hablábamos y no nos escuchaba. ¿Cómo le diremos que el niño ha muerto? ¡Hará un desatino!" 19 Vio David que sus servidores cuchicheaban entre sí y comprendió David que el niño había muerto y dijo David a sus servidores: "¿Es que ha muerto el niño?". Le respondieron: "Ha muerto". 20. David se levantó del suelo, se lavó, se ungió y se cambió de vestidos. Fue luego a la casa de Yahveh y se postró. Se volvió a su casa, pidió que le trajesen de comer y comió. 21 Sus servidores le dijeron: "¿Qué es lo que haces? Cuando el niño aún vivía ayunabas y llorabas, y ahora que ha muerto te levantas y comes". 22 Respondió: "Mientras el niño vivía ayuné y lloré, pues me decía: ¿Quién sabe si Yahveh tendrá compasión de mí y el niño vivirá? 23 Pero ahora que ha muerto, ¿por qué he de ayunar? ¿Podré hacer que vuelva? Yo iré donde él, pero él no volverá a mí"».

    Sé que habéis rezado, ayunado, roto la noche, pero el Señor tenía otros planes más inteligentes que los nuestros, siempre sentimentales y afectivos. Ahora ya tenemos que levantarnos de la ceniza, pensar que ha sido su "dies natalis", y seguir cantando mientras lloramos. La Palabra, a través de David nos ayuda a entenderlo. Lo mejor que podemos hacer es seguir predicando que somos para la vida eterna y no perder tiempo en vanidades (caritas Christi urget nos).

    En el dolor debemos estar contentos de haberla conocido. Yo particularmente doy gracias a Dios por haberla tenido delante predicando en el desierto. Belleza sencilla y humilde que se conmovía por nuestras palabras.

    Demos gracias a Dios, tenemos a alguien que velará desde allí para que nuestras clases abran el cielo.

    ResponderEliminar
  9. Este poema de Irene expresa la intensidad de su vida, el alcance de su sensibilidad e inteligencia y la intimidad de su experiencia de Dios. Es su carta a los Reyes Magos en la Navidad de 2012, desde Australia.

    Me pido…

    Me pido una hora de tiempo que no transcurra,
    estar a nanomilímetros del punto más lejano
    una vista que atrape el cosmos y lo menos.

    Me pido tener siempre sed y hambre,
    memoria celular
    y por pedir, me pido no recordar los baales
    jamás.

    Que no me importe morir sino estar viva.
    Reconocer lo nuevo, y que el volumen o la masa
    me hagan plim.
    Ser sólida y gaseosa y líquida
    engullida, respirada y bebida
    me pido.

    No irme, sino volver
    estar hoy con los luegos y preguntarle a Leonardo por sus sueños polifásicos.
    Me pido el rocío y el romero
    quiero el exceso en todo
    y todo bueno.

    Me pido esa hora infinita, la del principio
    para hacerme el pleistoceno y el renacimiento
    y andarme la distancia entera
    todos los ventrículos de una sola diástole
    el río de agua viva
    la ciudad sin noche.

    Me pido que me lleve a mí al desierto,
    y todos
    seducidos de sagrario
    destilar mirra sin tener que pudrirnos.
    Me pido no querer pedir nada a los Reyes
    por estar ya vengada
    y habitada.

    Irene Vázquez Romero, Australia, Navidad, 2012.

    ResponderEliminar
  10. Otro homenaje, llegado desde EE UU, en forma de carta y poesía:

    "Me ha llegado al corazón la noticia de la muerte de Irene. [...] La recuerdo en sus tiempos de alumna, aunque no me tocó ser su profe. La recuerdo alegre, infaliblemente alegre, y recuerdo las noticias de ese viaje a Tierra Santa y lo impactante que fue para tantos.

    Como a ella le gustaba tanto el inglés, la he homenajeado con un soneto al estilo inglés. Como era estudiosa de CS Lewis (y murió en el aniversario de su muerte) he escondido referencias a sus obras en los últimos versos.

    Por favor comparte esto con todos los que pienses hará algún bien [...] su vida es un testimonio para mí en su dedicación a su familia y a sus alumnos. Si nuestro juicio versa sobre si hayamos dejado esta tierra mejor que la encontramos, Irene saca matrícula de honor [...]

    Un saludo a todos los añorados amigos de la UFV.

    Happy Thanksgiving!

    Edward".


    "A Irene Vázquez

    Amiga y madre que a la luz educas,
    pones dentro a los que alrededor tienes.
    Más allá de cosas de aquí caducas
    tus ojos brillan con mejores bienes.

    Con el cuerpo leve y figura frágil
    menos grave hacías a los demás
    la pesadumbre. Tú, ya espíritu ágil,
    la tristeza en el gozo trocarás.

    La paz, significado de tu nombre,
    aún dilata amor de tu sonrisa,
    Esperanza de paz eterna al hombre,
    que tú ya has alcanzado tan de prisa.

    El luto observado ya es memoria;
    Nos pesa sólo el peso de la gloria".

    Edward Mulholland
    Noviembre de 2013.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...